Con los precios de la energía en máximos históricos y el panorama internacional complicado, el precio de los suministros suponen una carga cada vez más pesada en el presupuesto de cualquier empresa, especialmente en empresas con gran dependencia del consumo de energía.

Desde Cámaras Frigoríficas SANDESA, queremos mostrarte como mejorar el rendimiento y la eficacia de tus instalaciones de frio industrial, nuestra especialidad, con el objetivo de que logres un ahorro significativo en tu factura eléctrica.

La mejora de la eficiencia energética de la instalación frigorífica de una industria se puede realizar de diferentes formas, mediante la mejora de procesos (renovación integral de una instalación frigorífica existente); la renovación de equipos (de uno o varios de sus elementos que afectan al consumo), o la sustitución de fuentes energéticas por otras que utilicen tecnologías de alta eficiencia energéticas (cambio de vector energético), todo ello con objeto de conseguir una mayor eficiencia energética.

Los sistemas de producción de frío están basados en ciclos termodinámicos o procesos físicos, en los que de modo continuo tiene lugar un transporte de energía térmica entre una región a baja temperatura (foco calorífico a baja temperatura o foco frío) y una región a alta temperatura (foco calorífico a alta temperatura o foco caliente). El foco caliente suele ser el aire ambiente o una masa de agua de capacidad prácticamente ilimitada; el foco frio es el proceso para enfriar. Además de estos dos focos interviene un fluido, denominado refrigerante, que sufre transformaciones termodinámicas controladas a lo largo de un determinado ciclo de funcionamiento.

En base a lo anterior, a la hora de seleccionar una actuación de mejora energética de una instalación de frío industrial, ésta deberá repercutir sobre uno o varios de los elementos del ciclo de compresión, así como, en caso necesario, sobre el fluido refrigerante.

El rendimiento energético de los sistemas frigoríficos es función de las temperaturas de los focos caliente y frío.

𝐶𝑂𝑃𝑡𝑒𝑜 = 𝑇𝑒 / (𝑇𝑐−𝑇𝑒)

Donde:
Tc : Temperatura de condensación, en ºK
Te : Temperatura de evaporación, en ºK

Una instalación frigorífica es tanto más eficiente cuanto mayor es su COP, es decir, cuanto más elevada es la Te. y más baja es la Tc, dado que el compresor eléctrico, que opera entre la presión mínima de aspiración (Te) y la presión máxima de los condensadores (Tc), deberá salvar un menor salto de entalpía.

En base a lo anterior, la mejora o sustitución de la instalación frigorífica debe ser tal que:

  1. Permita reducir la Temperatura de condensación (Tc) (el ahorro que se conseguiría sería del orden del 2 – 3% por cada grado de reducción de Tc).
  2. Permita aumentar la Temperatura de evaporación (Te) (el ahorro que se conseguiría sería del orden del 2 – 3% por cada grado de incremento Te). El incremento del COP es más sensible al incremento de la Te que a la reducción del Tc.

A partir de estas actuaciones generales que te presentamos, se pueden realizar múltiples cambios y ajustes, dependiendo de tus necesidades, que te permitan ahorrar en la factura de la luz, lo cual te hará ser más competitivo en tu sector al reducir los costes de la energía.

Desde Cámaras Frigoríficas SANDESA, estamos a tu entera disposición para que nuestros expertos evalúen tu caso y podamos asesorarte adecuadamente para tu caso concreto. No dudes en contactar con nosotros para cualquier duda o estudio que requieras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú