Conductos

Los equipos con conductos

Los equipos con conductos son utilizados para distribuir y extraer aire, en diversas zonas que forman un conjunto de salas o cuartos. Hay dos flujos de aire que circulan por los conductos, el de alimentación y el de retorno.

Los conductos a su vez, permiten distribuir el aire para ventilación. Por esta razón lo equipos por conductos son un método óptimo para asegurar que se dispone de una adecuada calidad y confort en el aire.

Estudiamos y planificamos toda la red y sistemas de conductos, su dimensionamiento, la optimización, la ingeniería detallada y el cálculo de caídas de presión a lo largo del sistema.


Tipos de conductos

Existen diversos tipos de conductos, los conductos más habituales son los metálicos, los fabricados en material aislante (fibras de vidrio y lanas de roca principalmente), los textiles e incluso los flexibles de aluminio reforzado.

En cuanto a su geometría los hay de sección rectangular, de sección circular y ovalados.

Saber diseñar y ofrecer a nuestros clientes los conductos de aire adecuados, garantiza la calidad de la instalación y climatización de las estancias y por tanto, ayuda a la hora de conseguir un adecuado nivel de ahorro y rendimiento energético.

¿Por qué son tan importantes los conductos de aire?

El primer y casi único objetivo de los conductos, es hacer llegar el aire hasta la estancia a acondicionar niveles de temperatura y humedad adecuadas.

No debemos olvidar, que el aire que se transmite por los tubos, viene de los aparatos de aire acondicionado y que su temperatura es diferente a la deseada, por lo que se realiza una transferencia de calor a través de las paredes del conducto instalado.

Diferencias de cada tipo de conducto de aire:

1.- Los conductos de ventilación metálicos se diseñan con planchas de chapas de acero galvanizado o inoxidables. Son los conductos más utilizados en las instalaciones actuales, tanto en climatización como ventilación o extracción.

Suministramos y montamos todo tipo de piezas rectangulares o circulares con distintas medidas o espesores, tubos helicoidales, doble tubo aislado, tubos de aluminio, silenciadores, etc.

Los conductos de aire metálicos están regulados por la normativa UNE-EN-12237 y requieren para su montaje, un aislamiento térmico y acústico.

2.- Los conductos de aire construidos en lana de roca se fabrican a partir de paneles de este material, con una muy alta densidad y doble revestimiento con aluminio reforzado y aluminio de vidrio.

Las planchas de lana de vidrio se cortan y doblan hasta conseguir la forma deseada para la instalación.

Este tipo de conductos los solemos implementar también en instalaciones de aire acondicionado, ventilación o extracción de aire.

Este tipo de conductos se regulan por la normativa UNE-ENE-13403 pero ya disponen en si mismos, de aislamiento térmico y acústico.

3.- Los conductos de aire flexibles tienen forma de muelle, suelen estar construidos en telas específicas y han avanzado mucho en técnicas e implantaciones, en el mercado. Son más flexibles pero contaban con una cierta pérdida de carga y anuque los problemas acústicos ya se han solventado, aportan soluciones visuales espectaculares, a la par que eficientes.

En muchas ocasiones, los conductos de aire flexibles se utilizan para conectar los conductos de aire con la unidad principal. Los conductos de aire flexibles están regulados bajos las normativa RITE y la normativa UNE-EN-13180.

Un apartado importante: Los difusores:

Instalamos en los equipos con conductos, distintos difusores, rejillas y compuertas de regulación, adecuados a diferentes tipos de instalaciones de ventilación, aire acondicionado y calefacción.

Toberas de aluminio de largo alcance adecuadas para impulsión de aire en grandes espacios.

Múltiples toberas de aluminio montadas sobre placa de acero galvanizado.

Difusores compuestos, de hasta cuatro módulos orientables independientemente.

Difusores rotacionales de sección curvada.

Difusores lineales en aluminio extruido aptos para impulsión y extracción.

Algunos de estos difusores se instalan a una altura de entre 2,6 y 4 m, para diferencias de hasta 12 ºC, entre la temperatura del aire impulsado y la temperatura óptima de confort.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies